Search

Tratamiento psicológico para grupos.

La psicología grupal consiste en que varias personas se encuentren en un clima de escucha, respeto, ausencia de críticas y dispuestas a compartir la experiencia de relatar y pensar su malestar en compañía. Es común que en un principio, participar de una terapia grupal genera temores y ansiedades, sin embargo, después de los primeros encuentros se produce un incremento de la confianza, de las posibilidades de conocer emociones o sentimientos que se producen en uno y que son difíciles de observar en soledad. El grupo se termina convirtiendo en un lugar “seguro”, un lugar que proporciona sentimientos de pertenencia.

Participar en procesos grupales terapéuticos favorece el desarrollo de una serie de cualidades que aplicadas a uno mismo, favorecen el procesamiento del propio sufrimiento, como ser: 

  • No se pretenden dar consejos, ni conductas, sino facilitar la observación propia, paso previo para ubicar las identificaciones en las cuales la persona se encuentra atrapada. Se trata de tener una vivencia, no un diálogo o debate.
  • Tener capacidad de espera: la falta de capacidad de espera suele tener directa relación con la permanencia de las situaciones conflictivas.
  • Poder hablar y escuchar a los otros del grupo, para que el conflicto haga “eco” en los puntos conflictivos propios y así poder enriquecerse. Escuchar nos abre a su vez a escucharnos.
  • Saber que lo que va a pasar en el grupo, es lo que nos pasa en la vida: la diferencia es que en un fenómeno de psicología grupal, “algo se va a  poder hacer con esto”, en el sentido de observar y diferenciarse de las identificaciones y conductas que nos llevan a las situaciones que vivimos en la vida.
  •  
  • Funcionamiento de la terapia grupal: son uno o dos encuentros semanales de 90 minutos de duración (en general). Una consigna de las más  empleadas es: ‘hablen de lo que necesiten, gusten o deseen y en la medida que deseen abrirse al grupo. Gracias a la confianza que se va construyendo, fácilmente la apertura es total. 

    Todos nos hemos criado en grupos, en la familia, en la escuela, y nuestra vida transcurre, más tarde, en grupos laborales, religiosos, barriales o incluso nacionales. Nos desarrollamos como seres humanos en ambientes grupales.


2. Breve reseña de algunos enfoques grupales

Existen distintas técnicas de terapia grupal. Prácticamente cada escuela de psicología individual ha desarrollado un modo de intervención grupal.
Es importante, por otro lado, establecer claramente los criterios de conformación de los grupos y sus funciones: edad, sexo y problemática de las personas, los procesos particulares que se preponderan en la terapia grupal, los estilos de dirección, marco teórico, objetivos terapéuticos (grupos de apoyo, autoayuda, terapéuticos, etc.)
Los grupos se organizan de acuerdo a los criterios que se mencionan:

  • Grupos para personas con molestias, padecimientos (terapia grupal). Se busca relacionar a las personas con temáticas similares para aumentar la “resonancia interior” de los discursos de los demás, ya que es mas probable que los temas de los demás “hagan eco” en uno mismo.
  • Grupos para desarrollar potencialidades, como por ejemplo los grupos de encuentro, de formación, de sensibilización.   
  • Grupos directivos o de autoayuda organizados para una tarea concreta como por ejemplo dejar de fumar, o dejar de comer.
  • Grupos de trabajo
  • Grupos de encuentro

4.Sobre la Triada madre-padre-hijo y su relación con el fenómeno

La vida, todo acto humano, todo evento social,  para que exista siempre requiere de tres elementos: una clase académica necesita del profesor, del alumno y del saber en juego; la familia está constituida por la madre, el padre y el hijo; un espectáculo teatral requiere al público, a los intérpretes y la escena presentada como parte de la obra. Para que un grupo de cualquier tipo se constituya, hace falta un conjunto de personas, un líder que conduzca y un propósito o fin en común.

La triada  madre – padre – hijo, representa las condiciones en que el humano puede crecer y desarrollarse, se trata de esas condiciones básicas que a medida que el crecimiento y desarrollo de la persona realiza necesita modificar los elementos participantes de esta triada, triada que funciona como una matriz esencial de todos los procesos posteriores. De esta manera, se puede deducir que la conformación de grupos es una de las condiciones para que un ser humano continúe su desarrollo y  crecimiento

Entonces, las condiciones de posibilidad de evolución humana están dadas por un cuerpo físico que se prolonga en un cuerpo social y grupal.   

Para mayor información o solicitar un encuentro con un psicólogo o psicóloga, contactenos: ((formulario de contacto)

3. Beneficios terapéuticos de la psicología grupal

El grupo cumple una extensa lista de funciones:

  1. Satisfacer sentimientos de pertenencia. 
  2. Facilitar el enriquecimiento de recursos para afrontar las distintas situaciones de la vida.
  3. Transformación de la propia identidad: Como la identidad está determinada por los procesos  identificatorios y el lugar relacional ocupado en relación a los otros, el fenómeno grupal permite la deconstrucción, construcción y consolidación de los cambios realizados en el propio ser. 
  4. Potencia las posibilidades y habilidades para lograr el propósito perseguido
  5. Promueve el intercambio de normas, valores y reglas. El grupo facilita el logro de una cosmovisión y universalidad en relación a la apreciación de los problemas, lo que permite que los sujetos estén menos centrados en sí mismos y dejen de verse como “victimas”.
  6. Permite el desarrollo afectivo y emocional al facilitar la construcción de lazos sociales.
  7. Favorece el  cuestionamiento personal de actitudes estereotipadas o creencias ilusorias.
  8. Permite poner en palabras situaciones vividas permitiendo su elaboración y procesamiento.


  Se realizan, antes de la participación en un grupo, entrevistas individuales con el propósito de orientar cual es el tipo de terapia adecuada, conocer la problemática de la persona y que el consultante conozca y establezca un vínculo de confianza con el terapeuta.  

No hay nada como poner el cuerpo y vivenciar por uno mismo lo que una terapia de este tipo puede brindar. El ambiente suele ser agradable y contenedor.   

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? contactanos